MOLDE PARA UNA ESPECIE (CUENTO FANTÁSTICO, 2014)



Todo es blanco en el cubículo. No ventanas. No relojes. Sólo un enorme smiley bajo el capitel de una palabra en Calibri. Empowerment. El suelo, de moqueta gris. El techo, de paneles de luz artificial. Blancamarilla luz artificial. Hay dos sillas giratorias de color verde, con ruedas y palancas que nadie sabe exactamente para qué. En una de las sillas, un personaje. En otra de ellas, otro personaje. Entre los dos, una mesa funcional de encimera también gris. Papeles sobre la mesa. Dos copias de cada. Uno de los dos personajes, después de leer detenidamente una de las copias de los papeles que el otro le ha enregado, reptándolos a través de la superficie gris de la mesa, mira al otro,baja la mano con el bolígrafo que lleva en ella y, con letras mayúsculas pero no demasiado grandes, escribe: no conforme.