CALIBÁN

Mi escritura es corta. Es un chiste de la vida y una persecución en círculos inmensos entre un  cojo y un imbécil. Mi escritura es corta porque ha caído en el vicio de la densidad. Cada palabra quiere llevar dentro un mundo. Mi escritura es corta. Yo la pregunto muchas veces si fue ella la que me volvió así, o si es sólo un síntoma más de lo otro. Una prueba más de la forma de tragar y regurgitar el río de la info, que es el río del mundo.